Salvador Pérez, las ganas de un niño, la rapidez de un gran futuro

Perez_CEMONTEARAGON_2021_JPA__P2_7676

“Ha sido un fin de semana regular, porque empezamos bien los entrenamientos cronometrados consiguiendo la segunda posición en la general y en la manga clasificatoria gané. Sin embargo, en la primera manga tuve una fuerte caída en la salida en la que me dañé el hombro y el tobillo, pero, aún así, pude remontar hasta la cuarta posición. Ya en la segunda manga, he salido regular y me ha tocado de nuevo remontar hasta poder acabar segundo”.

Estas son las palabras de Salvador Pérez justo después de bajar del podio en la primera carrera del Campeonato de España de Motocross 2021 en categoría 85cc. El murciano de Yamaha E. Castro había logrado la tercera posición y se había adjudicado la primera prueba de la competición de base bLU cRU. A sus trece años, dolores por las caídas al margen, se ha convertido en uno de los pilotos de referencia en el Nacional y también en Europa, donde “en la etapa de 65 mis mejores resultados fueron un séptimo puesto en el Campeonato del Mundo Júnior. Fue en 2019 en Arco di Trento”, nos relataba en Montearagón.

El motocross es duro y para duros. Pero Pérez ya lo tenía claro hace muchos años, básicamente, como sucede en la mayoría de casos, porque en casa ha mamado motos, gasolina y carreras. “La primera vez que subí a una moto tenía 4 años y era mi ilusión desde que nací, porque en mi familia ya había motos: mi padre, mi tío, mis primos y todos… Empecé con 6 años corriendo el Campeonato Valenciano con una 50. Fuimos de menos a más, al principio fue divertido, porque cuando empiezas a correr hay mucha ilusión”, posteriormente todo se distorsiona y se incrementa la adrenalina que te lleva a la búsqueda de la victoria, con todo lo que ello conlleva, que también es ilusión por un objetivo.

obviamente como es normal, Salvi, como se le conoce en el paddock, está acompañado por sus padres, quienes ponen toda la carne en el asador en la medida de lo posible para que al pequeño no le falte nunca de nada y menos motos. “Mi madre me mete más caña que mi padre, me exige un poco más, pero, la vedad, es que los dos se portan muy bien”, relata bajo la sonrisa que delata su juventud e inocencia tras ‘someterse’ a nuestras preguntas.

Forma parte de una de las estructuras con más historia en el mundo del motocross de nuestro país, el equipo Yamaha Eduardo Castro, y cuenta con un compañero de box que se escribe con mayúsculas, Carlos Campano. Todo un referente e historia viva de este deporte dentro y fuera de nuestras fronteras.

“En el Team Eduardo Castro estoy muy a gusto y muy contento porque me ayudan mucho y las motos corren muchísimo, mi Yamaha corre mucho y todo siempre está bien, en su sitio”.

No le tiembla la voz en el momento de hacer públicos sus pretensiones para este 2021, año en el que apuesta fírmemente por todo.

“En el Campeonato de Europa de 85, mi objetivo sería hacer de los tres primeros y, si me veo muy fuerte, intentar ganar. Y en el Campeonato de España, intentar ganar. Ya me veo fuerte y quiero ganar”. No es para menos después de lo mostrado en el circuito Tajoa Racing de Montearagón.

Es muy joven y hacerse un nombre como Antonio Cairoli, Jeffrey Herlings o Jorge Prado es una labor que requiere de muchos factores. Por ello, Pérez sigue con sus estudios, algo que ningún piloto debería olvidar para construir un futuro al margen de las motos… “Estoy en Primaria, en 1º de la ESO, pero voy bien, voy bien. En la escuela entienden que tenga que salir antes para los viajes y me ayudan, porque cuando llego me mandan los deberes y los voy haciendo durante el viaje. Es verdad que ven raro que falte tantos días por practicar un deporte. Mis amigos salen a la calle, juegan a la consola, algunos sí hacen deporte, como fútbol, pero no como yo…”.

Prado y Ken Roczen son dos de los ídolos de un Salvador Pérez que se decanta más por el Mundial de Motocross que por cruzar, de momento, el charco y correr algún día en el AMA Supercross.

Sueños de juventud en un actor pequeño que cada vez se está convirtiendo en un protagonista muy grande.

Más posts sobre

Onboard Magazine 143


¿Quieres más MX?
Suscríbete a nuestro newsletter