¡Lista para la aventura! Probamos la nueva KTM 690 Enduro – Análisis –

ktm690 1

Por: Guillem Marco.

¿Qué tal amigos de Mx1Onboard y Onboard Magazine?

Hace unos días tuvimos el placer de poder probar la KTM 690 Enduro R 2023, uno de los modelos trail de la marca austriaca con una clara vocación off-road. Un potente motor monocilíndrico y el reducido peso son su gran baza para este disputado mercado de las ‘todo caminos’.

Como muchos de vosotros ya sabéis, no existe el modelo de moto perfecta que sirva para todo. Cada usuario tiene que valorar sus objetivos y necesidades para conseguir una correcta elección dentro del gran abanico de motocicletas que nos ofrece el mercado.

La KTM 690 se encuentra a medio camino entre el sector trail, que está muy de moda, y el sector de enduro. Con un peso de tan solo 150 kg, una electrónica de última generación y el conocido motor LC4 de KTM, se convierte en el gran reclamo para un uso muy polivalente que te permite salir de casa en búsqueda de las mejores sensaciones, ya sea por carreteras de curvas, por pistas de tierra o por las sendas más exigentes.

Para comprobar su potencial, hemos combinado varios kilómetros de pista, alguna carretera comarcal, senderos cerrados y un par de zonas de trialeras – Foto: JP Acevedo

A primera vista, tiene un look similar a su parienta endurera. Su bonito chasis multitubular, una plástica agresiva y el ancho manillar, hace que resalte algo más de lo normal. Una vez te montas, puedes comprobar que tiene ciertas semejanzas a una moto de campo pero con pequeños cambios en su confort. Su plástica es esbelta, se nota un poco más pesada, la suspensión también da la impresión de ser muy firme y su asiento es notablemente más ancho de lo común. En resumen, se parece mucho a su hermana EXC, pero cuenta con los matices de una moto de trail.

Arrancamos el motor y una rumorosidad comedida no demuestra aquello que realmente esconde en su interior. Se trata del motor monocilíndrico más potente del mercado (74cv de potencia), aspecto que proporciona una respuesta bastante lineal gracias a su renovada inyección electrónica. Dispone de mucho par motor a bajas revoluciones, unos medios muy llenos y un alto régimen que llega a las 8.000 rpm, hecho que te permite disfrutar de su excelente aceleración desde el mismo ralentí́. Incorpora una caja de cambios de 6 velocidades con Quickshifter plus, que actúa tanto de subida como de bajada, así que permite olvidarte del embrague.

Una vez sales de tierra y entras en asfalto, sus aptitudes mantienen el nivel – Foto: JP Acevedo

La electrónica de esta trail es uno de los aspectos más interesantes, puesto que posee un acelerador equipado con el sistema ride-by-wire, que ofrece al piloto un mejor control del gas y que juntamente con los dos modos de conducción (street / off-road), te permiten escoger el tipo de asistencia que necesitas en cada momento. Esa electrónica también dispone de ayudas tanto en el control de tracción como en el ABS, puesto que son sensibles a la inclinación y desconectables con solo tocar un botón.

Para comprobar su potencial, hemos combinado varios kilómetros de pista, alguna carretera comarcal, senderos cerrados y un par de zonas de trialeras.
Empezamos la toma de contacto por unos caminos de tierra sinuosos que dibujan el curso de un canal, donde la moto se muestra ágil en los cambios de dirección, firme con respecto a la suspensión y muy estable en todo momento gracias a sus controles de tracción y ABS. La amplitud del manillar montado sobre unas gomas para reducir las vibraciones y sus estriberas anchas, ya marcan su enfoque claramente off-road. Tenemos que decir que llevamos montados unos neumáticos de enduro, que dan mucha seguridad en esta superficie y permiten ir ligeramente más confiado que con unos mixtos como los que lleva de serie.
Las primeras impresiones cuando entras en un terreno más endurero, con pendientes inclinadas y sendas estrechas, es que necesitas hasta cierto punto algo de adaptación y anticipación. Su suspensión se muestra firme, la dirección algo dura y el potente motor, te exige controlar bien el gas que quieres dar y ser más preciso para no pasarte de potencia. Una vez te vas adaptando, cogiendo confianza y te acostumbras a dichas acciones, puedes sacarle unas muy buenas prestaciones off-road, dado que su mayor peso y el poderoso motor traccionan muchísimo, permitiéndote superar los diferentes obstáculos o las pendientes más pronunciadas a punta de gas.

Foto: JP Acevedo

Cuando empiezas a circular por pistas o caminos ligeramente más anchos, es cuando su rendimiento es espectacular. Allí́ es donde mejor se comporta, puesto que sus 150kg te brindan un magnifico aplome, mucha tracción y unos movimientos lineales muy precisos. Con toda la fuerza que te ofrece el motor, puedes ir modulando con el gas todo lo que quieras alargar las curvas o su derrape, porque con el control de tracción desconectado es posible hacer deslizar el neumático trasero a cualquier marcha.

Respecto a la suspensión, sus horquillas WP XPLOR de 48 mm ofrecen muy buen tacto leyendo bien las irregularidades y absorbiendo sin problemas los grandes impactos. Su amortiguador trasero va conectado al basculante mediante un sistema de bieletas, y transmite una progresividad francamente buena. Sus ajustes completamente regulables, te permiten adaptarlas a todo tipo de condiciones y preferencias del piloto.

Cuando empiezas a circular por pistas o caminos ligeramente más anchos, es cuando su rendimiento es espectacular. Allí́ es donde mejor se comporta, puesto que sus 150kg te brindan un magnifico aplome, mucha tracción y unos movimientos lineales muy precisos. Foto: JP Acevedo

Una vez sales de tierra y entras en asfalto, sus aptitudes mantienen el nivel. En zonas de curvas la moto se comporta muy estable, teniendo en cuenta el neumático 100% off-road que llevamos. Sus frenos Brembo tipo wave de 300 mm y 240 mm proporcionan una potencia muy buena y un tacto exquisito. Su depósito de gasolina de 13 ́5 litros te permite salir de expedición con una autonomía de unos 200 km y un consumo de unos 6’5 litros.

En resumen, finalizamos la experiencia muy satisfechos. En nuestro caso, como venimos del mundo del motocross, un peso muy elevado puede llegar a ser un verdadero hándicap y, en este aspecto, no ha sido así. Las cualidades de esta montura son muy polivalentes, tanto en la calle como en el campo. Quizá no es la moto más conveniente para grandes travesías, porque no dispone de muchos accesorios de ruta y el asiento situado a 910 mm puede llegar a ser demasiado duro en trayectos largos por carretera. Tampoco lleva instalada de serie una pantalla protectora para amortiguar el impacto del aire y su autonomía puede llegar a ser justa. Aun así, eso la hace única en ese sector, puesto que todas sus prestaciones funcionan a la perfección en todo tipo de terrenos, ya sean carreteras de curvas o especialmente fuera de ellas, cuando empieza la tierra es donde esta KTM 690 Enduro R se siente realmente a gusto.

Más posts sobre

Onboard Magazine 145

¿Quieres más MX?
Suscríbete a nuestro newsletter