Entrevista Joel Smets

Smets_Joel_MXGP_2020_R11_AAZ_1771cl

El ex piloto belga, uno de los grandes del motocross de todos los tiempos (es cuarto en la lista de victorias de Grandes Premios, de podios y también de campeonatos), reflexiona sobre el pasado, del presente y del futuro. Texto: Adam Wheeler/OTOR

Joel Smets se sienta a hablar sobre su carrera como uno de los grandes iconos deportivos de Bélgica y como un hombre que rivalizó con Stefan Everts en velocidad y popularidad. Perdió ante su rival en estadísticas de carrera, pero posiblemente lo superó en carácter. Smets es una gran compañía. Es un ávido fanático de su deporte, es alguien que puede reírse y decir palabrotas, pero que vierte opiniones contundentes y punzantes.

La historia de Smets es la de un piloto que lo logró todo rápidamente, contra todo pronóstico (compitiendo con la poco atractiva Husaberg en la división de 500cc y a una edad avanzada) y que tuvo unos humildes comienzos, ya que no pudo iniciar su carrera como piloto hasta los 17 años. Solo para contextualizar sus éxitos, hay que recordar que su protegido actual en Red Bull KTM, donde es Racing Manager, Tom Vialle, acaba de convertirse en campeón mundial de MX2 a la edad de 19 años.

A Smets le avalan los números y la historia. Se le asocia con una etapa candente del motocross belga, una época en la que su país era líder mundial. Es una figura identificable en el paddock y una personalidad que disfrutó de períodos de éxito muy pródigos, primero como piloto con KTM y Suzuki, y luego como mentor/entrenador y asesor de pilotos con Suzuki y de regreso a KTM. Su trabajo con Vialle ha producido resultados asombrosos: llevar a un piloto del Campeonato de Europa de nivel medio en 2018 a campeón mundial solo 18 meses después.

Hace poco vi una estadística que decía que estabas cuarto en la lista de todos los tiempos en apariciones en el podio en Grandes Premios. Me recordó las cifras y los logros de tu carrera. También creo recordar que igualar el total de 50 victorias de Joel Robert fue un gran hito para ti.

Eso fue en Teutschenthal [Alemania, 2003]. Lo recuerdo porque mis fans le dieron mucha importancia a ese día. Pero sí, los podios. Gané cinco campeonatos, ¡pero también fui subcampeón cuatro veces y tres veces fui tercero!

¿Cómo crees que la gente te recuerda como corredor? Quizás no recuerden los números.

No, no creo que lo hagan.

La gente piensa en Stefan Everts y recuerda esos récords y quizás ese estilo de pilotaje. ¿Cuál crees que es tu legado?

Creo que los aficionados, en especial los que me conocieron en Bélgica, probablemente me recuerden como ese ‘León Flamenco’, digamos. Tenía ese sobrenombre porque nunca me rendía y era físicamente fuerte, y supongo que la mayoría de la gente lo sabe ahora. Comencé a competir con medios muy limitados, y soy un poco un hombre hecho a sí mismo. ¡Algunos probablemente me recordarán como un loco que decidió correr con una Husaberg! Pero luego, de repente, ganó muchos GP y títulos con ella. Me gustó el apodo del León porque me describía bastante bien.

Después de retirarte, trabajaste con pilotos como Kevin Strijbos, Glenn Coldenhoff, Jeffrey Herlings, Tom Vialle y otros. ¿Alguna vez te detienes y piensas en tu propia carrera y en lo que lograste?

Sí lo hago. Mucho. Ahora mucho más que durante los primeros cinco años después de mi jubilación. Es extraño y agradable. De alguna manera, creo que estoy más orgulloso de todo ahora que ya han pasado diez años. Por ejemplo, de las estadísticas. De vez en cuando aparecen, las miro y pienso: “¡Eso es realmente impresionante!” También lo relaciono con cómo y cuándo comencé a competir, y aún le doy más valor. Mi hijo Greg está compitiendo ahora y no es un mal piloto, tiene buenas cualidades, pero si miro lo lejos que está de lo que yo logré… Y eso nunca cambiará el respeto que siento por él de todos modos, pero te hace pensar. Hice algo bastante grande. Y Greg tiene las motos, las ruedas y los neumáticos. Tiene todo lo que yo no tuve. No siento que tenga la necesidad de levantarme y decir: “Muchachos, mírenme y vean lo que hice”, pero me pregunto qué pensaría la gente si supiera toda mi historia. No soy el único; si miras a Tony [Cairoli], él venía de una posición similar y de un entorno económico bajo. Yo conseguí mi primera motocicleta cuando tenía 17 años. Cada vez que hablo de ello, y luego veo los números, es un buen recuerdo. Hablé con Jeffrey Herlings y le dije: “¡Tienes que crecer, ganaste tres campeonatos en la clase de bebés!” ¡Solo uno en la clase principal! ¡Yo tengo cinco! Todavía le queda camino por recorrer y es la estrella junto con Tony.

¿Es frustrante entonces que la gente diga que alguien como Jeffrey es el mejor de todos?

No, en absoluto. Yo tengo mi historia y estoy orgulloso de lo que conseguí y de cómo lo conseguí. Incluso sin haber tenido muchas posibilidades, siento que tomé las decisiones correctas en cada etapa de mi carrera. Greg nació en 1996, así que tenía 10 años cuando me retiré y recuerda parte de mi éxito. Eileen, mi hija, es más joven y no lo recuerda. Ahora, cuando la gente le habla de su papá, es bastante divertido. Puede ser complicado para Greg, porque habrá gente que le diga: “Tu papá era un chico duro”, como si le dijeran que él no lo es. Mi hija no entenderá esa comparación, pero algunos de sus amigos le dijeron recientemente que yo era un “héroe”. Llegó a casa y dijo: “Papá, parecer ser que eres un héroe”. ¡¿Qué puedo decir ?! Creo que todos los deportistas de alto nivel tienen un poco de ego. Oír cosas como esa de niños que ni siquiera habían nacido cuando yo competía, cosas que ha pasado a la siguiente generación… 

¿cómo se le llama a eso? ¿Un legado?

Tuve eso con Joel Robert. He conocido y visto a Roger [De Coster] correr y ganar campeonatos y yo era joven entonces, lo que significaba que también sabía cuándo los estaba perdiendo contra Heikki Mikkola. Tengo una imagen muy clara de Roger y no de Joel, pero mis padres me dijeron muchas veces que podía hacerme una imagen mental de él pilotando. No hay muchos vídeos de esa época. Tengo la impresión de que es un héroe. Entonces, es gracioso ver que suceda de nuevo cuando se refiere de mí. Jago [Geerts] es parte de nuestro proyecto de federación y trabajé con Tom para ganar el campeonato este año. Cuando les miro, pienso que todavía están lejos de lo que yo logré, y solo hay un par, Stefan, Tony, Jeffrey, de los últimos tiempos que están allí. Si miro a Clement [Desalle], Kevin [Strijbos] y Jere [Van Horebeek], que se están acercando a la jubilación, uno piensa que hicieron buenas carreras, pero ninguno ganó un campeonato.

Tenían dinero, motos de fábrica…

Y, sin embargo, están a millas de distancia. [Romain] Febvre ganó un campeonato, [David] Philippaerts ganó un campeonato…

¿Gajser?

Lo juzgo de manera diferente. Ya tiene tres títulos, dos de ellos en la clase principal. Es una estrella y con su personalidad aporta un valor extra al deporte.

Hablando de personalidad, ¿hay una gran diferencia entre el ‘Smets corredor y multicampeón del mundo’ y el ‘Smets que está trabajando ahora en el paddock’? 

No siento que haya mucha diferencia. ¡Mi madre siempre me decía que debo pensar más en mí mismo! Ella solía decir: “Algún día regalarás tus propios pantalones”. Incluso durante mi carrera siempre estuve feliz de ayudar a la gente. Yo era así de niño, creo que también lo era como corredor y, con suerte, todavía ahora. Lo único que es diferente es que ahora estoy más relajado, y eso, obviamente, proviene del hecho de que ya no soy un corredor y ¡soy mayor! Me doy cuenta ahora, cuando esté en medio de un atasco y me digo: “Paciencia, pongamos música”. Aprendes que estresarte y enojarte no mejorará el atasco. Son lecciones de vida. Cuando era más joven, estaba muy concentrado en competir y en tenerlo todo a punto. Cuando no era así, me ponía rojo de ira. Incluso sabiendo que no podía influir en las cosas, me estresaba más.

¿Le impresionaría la actitud de Smets en las carreras?

¡Sí!

¿O estaría tentado de decirle: “relájate, ten la mente más abierta”?

¡No! ¡Casco puesto, a por todas! Sin amigos, solo enemigos. Aunque fuera de pista, y eso es algo de lo que también estoy orgulloso, creo que solo tenía amigos. No puedo pensar en ningún enemigo durante mi carrera. Es un mundo pequeño, y a veces incluso soy bastante filosófico al respecto: no hagas los problemas más grandes de lo que son. A veces incluso lo digo dentro del equipo. Es mejor poner la otra mejilla que devolver el golpe. Mantén la calma. Serás más efectivo de esa manera. Como corredor, la intimidación nunca funcionó conmigo. Dijeran lo que dijeran, por ejemplo, ‘¡chico, cuando me ponga el casco, te voy a matar!’, eso no iba conmigo. Yo siempre solía reírme de eso. Cuando me intentaban intimidar, eso me volvía más fuerte. Sabía que si alguien intentaba hacerlo, lo único que conseguía era mostrarme su debilidad. Es parte del deporte, pero creo que si alguien lo hace, tiene falta de confianza; de lo contrario, no necesita hacerlo. Caminaba hacia la puerta y me decía a mí mismo: “Me he esforzado toda la semana, si no gano, no pasa nada”. Tal vez debería haberlo probado con los otros chicos, tal vez los hubiera desestabilizado, pero como no surtía ningún efecto conmigo, yo no se lo hacía a nadie. Nunca sentí que tuviera debilidades. Es cierto que en unsa pistas puedes ser más fuerte y en otras no tanto, pero al final del día, si lo das todo, obtienes lo que te mereces. Creo mucho en eso, y también es mi enfoque en el coaching. Trabajé en eso con Glenn, Kevin y lo intenté con Jeffrey, pero llegué un poco tarde a su carrera y solo desearía haberle podido ayudar a aumentar más su confianza. Tom lo captó y tenemos el mismo tipo de mentalidad. Cuando le explico que es un derroche de energía preocuparse por cosas que no se pueden cambiar, y que es mejor poner el punto de mira en otro lugar, en la botella medio llena, Tom lo entiende. Tuvimos un buen ejemplo este año en la primera ronda en Faenza, cuando se enredó con [Mathys] Boisrame algunas veces. Todos estaban bastante enojados con la carrera. Les dije a los chicos: “Esto no es tenis, es motocross”. Estaba defendiendo su lugar. Pensé que era justo y dije: “No vamos a enfocar nuestra energía en eso. Era la anterior manga, miremos hacia la siguiente y ya ni siquiera quiero oír más el nombre de Boisrame”. Diez-quince minutos después de la carrera, Tom dijo que era culpa suya porque, si no se hubiera estrellado, habría salido adelante. Le dije: “Muchas gracias ,Tom, ese es el camino a seguir”. Luego trabajamos en la segunda manga con energía positiva. Ese era mi enfoque como piloto también, aunque al madurar pude manejarlo aún mejor: enfocar la energía hacia donde se necesita y cuando se necesita.

Si alguien me preguntara por ti como corredor, te describiría como un ‘personaje’. Tus conferencias de prensa siempre fueron entretenidas e instructivas. ¡Tenías convicción en tus propias opiniones y creencias, y no te importaba expresarlas! Eso no pasa mucho hoy en día.

¡Seguro que si opinaba una cosa, tenías que ser jodidamente fuerte para convencerme de lo contrario! Sigo siendo así ahora. Si tengo una opinión, la mantengo, pero creo que también con cierto respeto por las opiniones de los demás.

¿Era eso parte del juego para obtener cobertura de la prensa en un momento en que Bélgica tenía tantos buenos ciclistas?

Bueno, no necesitaba interpretar un papel, porque era bastante extrovertido y sociable. Me gustaba hablar con la gente, especialmente cuando se trataba de mi pequeño ‘bebé’, que era el motocross. Podría hablar durante años sobre mi deporte. Para mí ese aspecto vino de forma natural. Pero algunos de los muchachos de ahora, incluso parecen jugar un papel contrario a eso. Como personas, imagino que son abiertos, pero luego entran en el mundo del deporte y se callan. Eso me ha cabreado algunas veces. Estos muchachos creen que son la gran estrella, pero nuestro deporte ya es muy pequeño, así que ¡intenta hacerlo más grande! Como Clement. Es una muy buena persona y un gran hombre de familia, pero sé que la prensa en Bélgica comenzó a mirar a otros pilotos, como Tony, porque después de la era con Stefan, Marnicq [Bervoets] y yo, no pudieron obtener nada de la siguiente generación. Me frustra que estos tipos no entiendan esto. Sé que no es fácil tener sobre tus hombros el peso de la generación anterior, pero incluso si no puedes ganar, intenta crear visibilidad.

Alguien como Dean Wilson podría no obtener victorias o campeonatos ahora, pero ve el valor en el otro lado.

¡Sí, lo justifica y aún así consigue el trato! Es cierto que ha sufrido muchas lesiones y su nombre puede que no sea el primero en la lista, pero está ahí y estoy feliz por él. Necesitamos tipos así. 

¿Fue porque el contrato era mucho mejor que el que tenías en KTM entonces?

Sin arrepentimientos. Tenía tres propuestas sobre la mesa. Había estado en Hawkstone Park para probar la Honda HRC de Yoshi Atsuta. Desde que comencé mi carrera con CR500, siempre me gustó el HRC de los 80 y respeté y admiré lo que traían. Probé la moto y me impresionó bastante. En KTM, tenía una gran relación con todo el mundo, pero ya no teníamos la moto adecuada. Llevaba montando la misma desde 1998, cuando la desarrollaron Shayne King y Peter Johansson. Montamos una 570 al principio y en 2003 la misma moto se había convertido en una 450; tenía que ser para encajar en la clase, pero la misma construcción para el 570 no se ajustaba al 450. ¡Estaban trabajando en un nuevo motor, pero también estaban trabajando en un proyecto de carrera en ruta! El equilibrio estaba un poco fuera de lugar. Ben [Townley] demostró en 2005 que la moto todavía no estaba del todo lista y estaban trabajando a fondo. Financieramente las propuestas fueron parecidas. Tomar la decisión de ir a Suzuki no fue un error; el error que cometí se produjo en la carrera de pretemporada en Mantova. Nunca debí haberlo cometido.

¿Por qué?

En realidad, no le he dicho esto a mucha gente. Bueno, la verdad es que la Suzuki ni siquiera estaba lista cuando firmé. La moto estaba en Japón, y Sylvain [Geboers, entonces director del equipo] ni siquiera pudo mostrarme una foto. Había montado en la Honda y me gustó bastante, pero Sylvain también era uno de mis héroes y tenía una gran estructura de equipo. No estaba muy seguro, pero me dijo: “Joel, si los japoneses hacen algo, lo hacen bien”. Luego dijo que tomaría algo de tiempo poner a punto la moto. Tenía 33 años y me ofrecieron un buen contrato por dos años con la condición de que la moto, la primera de cuatro tiempos de Suzuki, necesitaría desarrollo. Entonces, Sylvain me preguntó si estaría de acuerdo en desarrollarla el primer año, en el que tal vez ganaríamos algunas carreras, tal vez perderíamos, y luego en el segundo año iríamos a por el campeonato. Pensé que era un buen acuerdo. Firmé. Pero no fue un buen negocio, porque en mi mente no estaba preparado para desarrollar una moto. Sabía que no me quedaban muchos años, pero aún tenía el potencial y la capacidad para ganar un campeonato. Estuve de acuerdo con el plan de Sylvain, pero me fui pensando: “¡Voy a desarrollarla, pero también voy a ganar!”. ¡Vaya, fue un gran error y dolió! Fue el principio del fin.

Entonces, ¿Suzuki no fue lo que creías que iba a ser?

Era lo que tenía en mente. No esperaba tener la mejor moto. Fui lo suficientemente realista. Pero pensé que, con mis ganas, con mi estado físico, con mis aptitudes, con el equipo y todo el paquete, podría compensarlo: si la moto estaba al 80%, recuperaría el resto y más, y aún así ganaríamos. Me equivoqué. La primera carrera fue en Mantova y me estrellé contra un salto. No había sido realista. A los pilotos a los que entreno les digo: “Oigan, chicos, si tienen un problema con la moto, entonces tienen que compensarlo, adaptarse a la moto y aun así intentar sacar el máximo de lo que tienen”, pero quería de esa Suzuki más de lo que era técnicamente posible. No hay nadie a quien culpar más que a mí. Mi carrera fue brillante, pero eso fue porque siempre me puse metas muy realistas. En esa ocasión cometí un error por ir contra mi propia ‘ley’. Incluso ahora, a todos los jóvenes, les digo que el establecimiento de metas es el aspecto número uno. Si no hay planificación, el plan falla. Sylvain tenía razón: debería haberme tomado ese primer año para desarrollar la moto. ¡Y me equivoqué en la primera carrera! Todavía me frustra ahora, porque si hubiera podido tomarme el 2004 como un año de desarrollo y tomar nota del rendimiento de la moto cuando la sentía mejor o peor en una pista diferente, entonces estoy cien por cien seguro de que podría haber ganado en 2005. Físicamente y en cuanto a velocidad, estaba listo. Pero con el accidente en Italia y luego con la infección y al pasar tiempo en cuidados intensivos, todo se desvaneció.

En 2005, la rodilla dislocada en Gaildorf fue terrible. Terminó con su carrera. ¿Fue la peor herida?

Para entonces tenía 35 años. Ese fue el final. De alguna manera, creo que estaba destinado a ser así para protegerme de lo peor. En 2004 estuve un mes en un hospital, y durante ese tiempo se te pasan por la cabeza muchas cosas sobre tu vida y sobre tu carrera. Cuando me recuperé, estaba listo para darlo todo al cien por cien para volver a demostrar que podía ganar. Ese deseo era todavía muy fuerte. En pretemporada gané en Hawkstone, y también algunas mangas al principio de la temporada, pero luego tuve la creciente sensación de que ya lo había hecho todo. Cuando gané mi primer campeonato, a los 20 años, sabía que tendría hasta los 30 para ser fuerte. Después de los 30, físicamente podría bajar. Siempre tuve eso en mente y estaba preparado para el declive. Pero recuerdo estar en Sun City, en Sudáfrica, esperando en la puerta en 2005 y pensé: “¿Qué diablos estoy haciendo todavía aquí?” No me reconocí. ¿Cómo era eso posible? Siempre pensé que mi mente sería más fuerte que mi cuerpo, pero era al revés y no estaba preparado para eso. De alguna manera, el accidente en Alemania me ayudó. ¡Y de una manera suave, porque iba a 10 kilómetros por hora! Es cierto, dobló mi rodilla, pero algo en mí me decía que era un alivio. En 2005, la moto estaba lista para ganar, ¡pero de repente yo ya no lo estaba! ¡Fue tan raro! Tuve que mirarme en el espejo y decir: “¿Soy yo?”

No te tomaste mucho tiempo libre…

Bueno, tuve una carrera de despedida en mi ciudad natal en 2006 y planeaba tomarme un año libre y pasarlo en casa. Planeamos unas vacaciones en los Estados Unidos para visitar a Ben, porque siempre habíamos sido muy buenos amigos y habíamos entrenado juntos, así que nos quedamos en Florida con la familia. Recuerdo que estaba en Carmichael Farm y recibí una llamada de BMW. ¡Mi año libre se quedó en apenas un mes! Cuando BMW invierte en la fabricación de una moto, hay que pensar que podría ser interesante. Eso duró 2007, 2008 y 2009, y también comencé a dirigir el equipo belga en las Naciones. En 2007, en Budds Creek, fue el primero. A finales de 2008, me moví por los despachos y conseguí algo de dinero del gobierno para establecer ese proyecto juvenil para la Federación. Así que volví a visitar los GP en 2009.

Bélgica ganó por última vez el MXoN en Teutschenthal…

Teutschenthal es muy especial para mí. Como dijimos, gané mi GP número 50 allí, ¡pero también mi primera carrera! Fue en 1993. Creo que el 50º triunfo fue en 2003. Luego ganamos las Naciones.

Y querías pegarle fuego a la ruidosa carpa de cerveza cerca de la sala de estar en 2003…

¡Eso también, ja, ja! Tengo una penalización allí. Dave Nicoll [ex director de carrera de la FIM] no estaba contento. Su hijo era el director del equipo y su piloto se descontroló un poco.

Fue una conferencia de prensa memorable, pero en muchas de tus comparecencias de esa época decías una y otra vez que estabas preocupado por el futuro del motocross con todos los cierres de pistas en Bélgica. ¿Es así como lo veías entonces?

No, es todavía peor. Pensé que habríamos podido frenarlo un poco, pero pistas como Namur y Valkenswaard ya no volverán. Es una historia triste. El ruido sigue siendo un problema. Hace veinte años, cuando intentaba defender nuestras pistas y nuestro deporte, decía que nosotros, y la industria, estábamos trabajando muy duro para reducir los niveles de ruido, pero, siendo sincero, la industria no ha hecho mucho. Si te paras detrás de la puerta, ¡no querrás estar allí! Tenemos que afrontar los hechos, y eso me decepciona. No es solo en Bélgica, incluso sucede en Holanda, donde está un poco mejor organizado. Todavía tenemos espacios vacíos y en el sur del país se podrían hacer cosas.

Más posts sobre

Onboard Magazine 122

¿Quieres más MX?
Suscríbete a nuestro newsletter
Nuestra Revista
Onboard Magazine 122
Calendario CE MX
29-30 Ene
Montearagón. Toledo
Circ. Tajoa Racing
12-13 Feb
Albaida. Valencia
Circ. Complex Motor
12-13 Mar
Talavera de la Reina. Toledo
Circ. Cerro Negro
26-27 Mar
Calatayud. Zaragoza
Circ. Castillo de Ayud
16-17 Abr
Valverde del Camino. Huelva
Circ. Las Arenas
20-01 May
Alcañiz. Teruel
Circ. MX MotorLand Aragón
21-22 May
Bellpuig. Lleida
Circ. MX Montperler
Calendario MX
20 Feb
MXGP de Gran Bretaña
Matterley Basin
06 Mar
MXGP de Lombardia
Mantova
20 Mar
MXGP de Patagonia
Villa La Angostura
03 Abr
MXGP de Portugal
Agueda
10 Abr
MXGP de Trentino (ITA)
Pietramurata
24 Abr
MXGP de Letonia
Kegums
08 May
MXGP de Italia
Maggiora
15 May
MXGP de Cerdeña
Riola Sardo
29 May
MXGP de España
intu Xanadú - Arroyomolinos
05 Jun
MXGP de Francia
Ernee
12 Jun
MXGP de Alemania
Teutschenthal
26 Jun
MXGP de Indonesia
Samota-Sumbawa
03 Jul
MXGP de Jakarta
Jakarta
17 Jul
MXGP de la Rep. Checa
Loket
24 Jul
MXGP de Flandes (Bel)
Lommel
07 Ago
MXGP de Suecia
Uddevalla
14 Ago
MXGP de Finlandia
Iitti-KymiRing
21 Ago
MXGP de Charente Maritime
St Jean d'Angely
04 Sep
MXGP de Turquía
Afyonkarahisar
10 Sep
MXGP de Oman
Mussanah
25 Sep
MX de las Naciones
RedBud
Posts + Leídos
Vídeos
Rubén Fernández consiguió en Indonesia su segundo podio en la categoría reina. Ademas de subir con Jorge Prado al podio y hacer historia para el MX español, Esto fue lo que Rubén nos dijo...
Nuevo podio de Jorge Prado en MXGP, noveno en doce carreras que llevamos esta temporada. Y además junto con Ruben Fernandez en lo que es la primera vez que dos españoles suben al podio en el Mundial de MXGP. Esto fue lo que el piloto de Gas Gas nos dijo al bajarse del podio.
On Track Off Road

Instagram