Braceras, de la frustración a la alegría: correrá el MXGP de Argentina -declaraciones-

David Braceras

Si de algo sabe David Braceras es de sobreponerse a las adversidades. Por desgracia, en su vida como piloto ha sufrido muchas sacudidas, pero de todas ha sabido salir con trabajo, determinación y tesón. El de SM Action Fantic podrá, después de mucho esfuerzo, correr la primera cita del Mundial de MXGP en Argentina. Lo ha intentando por todos los medios, pero donde no podrá estar es en la segunda ronda del Campeonato de España de Motocross en Lugo este fin de semana. Como es obvio, su equipo se ha opuesto a su ilusión de regresar a la competición tan rápido.

Y es que, a finales de enero, justo antes de la cita inaugural del Nacional en Talavera de la Reina, el de Guardamar del Segura sufrió una caída en un entrenamiento rutinario donde su motocicleta le impactó en la espalda. El resultado: vértebra fracturada, edema óseo en la D11 y rotura también de esternón. Todas las alarmas se encendían en el equipo Fantic del Mundial MX2, puesto que unos días antes el compañero del español, Kay Karssemakers, se fracturaba la clavícula entrenando en Países Bajos.

Solo le quedaba una a Braceras, ponerse a trabajar día y noche para conseguir su objetivo. Y así lo hizo y así nos lo cuenta:

“Tengo muy buenas noticias, me han dado el alta de la lesión de las vértebras, llevo ya una semana entrenando en moto y estaré en la parrilla de salida en Argentina.

La verdad es que estoy muy, muy, muy agradecido a Miguel Quirós, de Fisio Reydes, por todo el trabajo que hemos hecho juntos, por todo el esfuerzo que hemos hecho, y a la doctora Isabel Guillén por confiar en nosotros y creer en nuestra recuperación, y ver que el trabajo ha dado sus frutos.

Aún me acuerdo cuando entré en el hospital el primer día y estuve ingresado dos noches para hacerme pruebas y demás, y me dijeron que tenía una vértebra fracturada y en la D11, un gran edema óseo y fractura también en el esternón. Y me dijeron que lo del esternón no era grave, pero que las vértebras iban a ser dos-tres meses fácil de lesión para subirme a la moto. Y ni muchísimo menos pensé que había perdido la temporada ni nada, porque, al final, me hubiese perdido las dos primeras carreras del Mundial, entre ellas España, y, claro, estaba muy frustrado, porque había trabajado muy fuerte esta pretemporada, me encontraba muy bien, no había cometido ningún fallo en toda la pretemporada, no había tenido ningún susto y lo llevaba todo supercontrolado para llegar a la primera carrera lo mejor posible. Que me pasara esto… me daba rabia, no estar en la parrilla de salida en la primera carrera.

Yo le pregunté a la doctora Isabel Guillén qué podía hacer para recuperar más rápidamente, y ella me dijo que magnetoterapia. También le pregunté qué podía hacer en cuanto a deporte para perder el menor físico posible, y me dijo que solo podía nadar. Eso era un jueves, cuando salí del hospital, y el viernes ya fui a Reydes. Intenté nadar y no podía… me dolía y no podía. Y me fui a casa pensando que aquello iba a ir para largo, porque si ni siquiera podía nadar…

Pero bueno, ya a partir del lunes, conseguí estar en la piscina mis primeros 15 minutos, y ya estaba supercontento, porque solo habían pasado tres días y ya conseguí nadar. Con el control de Miguel, estuve día y noche haciendo magnetoterapia y conseguimos adelantar muchísimo el proceso. Tanto, que esa semana terminé nadando una hora por la mañana y una hora por la tarde, es decir, dos horas al día, y a partir de ahí nadaba dos horas al día. Y eso pues también ha hecho que ponga fuerte la espalda, que no pierda mucha forma física, así que, cuando llegué a la siguiente revisión, que se suponía que era una revisión para ver cómo iba mi rotura de vértebra, la doctora me dijo que ya me podía subir a la moto. “Esto está prácticamente al cien por cien, así que adelante”, me dijo. Y nada, me dio el alta y yo estaba muy, muy, muy feliz, muy contento y orgulloso del trabajo realizado.

Así que, ahora a prepararme lo mejor que pueda para llegar a Argentina en las mejores condiciones y, a partir de ahí, carrera a carrera ir mejorando. Y de nuevo mil gracias a todas las personas que han estado apoyándome en esta recuperación, a Miguel Quirós y a Isabel Guillén por todo lo que han hecho por mí”.

Más posts sobre

Onboard Magazine 143


¿Quieres más MX?
Suscríbete a nuestro newsletter