Leyendas del MX: Jeff Emig, el niño con talento

img360

Con cuatro títulos del AMA Motocross y Supercross en su palmarés y erigido en una parte importante del equipo estadounidense en el Motocross de las Naciones durante siete años, en los que la escuadra firmó cuatro victorias, Jeff Emig fue una de las principales superestrellas de este deporte en su país durante la década de 1990. Texto y fotos: Pascal Haudiquert

Nacido el 1 de diciembre de 1970, Jeff Emig creció en una familia de aficionados a las motos impulsada por las aspiraciones de su padre, Gary, quien pronto le llevó a montar en su primera moto de motocross. Miembro del legendario Team Green Kawasaki, Jeff fue uno de los niños más talentosos del Medio Oeste y, cuando tenía 17 años, se convirtió en Pro protagonizando una gran explosión, ya que fue líder durante gran parte de su primera carrera en Washougal.

Fue en 1991 cuando Jeff obtuvo su primer podio general en una serie, después de una gran batalla con Jeremy McGrath, que se convertiría en su principal rival durante su carrera. Jeff ganó cuatro carreras de Supercross en la temporada de la costa oeste y terminó segundo, a tan solo 3 puntos McGrath, que se llevó el título.

Jeff ya era un gran talento de Supercross, pero todavía era más fuerte cuando se trataba de competiciones al aire libre, y ahí fue donde obtuvo su primer título nacional en 1992. Ese mismo año debutó en el Motocross de las Naciones, dominando la clase de 125cc y ayudando al equipo de Estados Unidos a lograr su duodécima victoria consecutiva.

Al año siguiente llegó el momento de dar un giro a su carrera y pasó a lucir los colores azules de Yamaha. Emig había estado compitiendo en la clase principal de 250cc en Supercross, pero se mantendría en los 125cc del Campeonato de Motocross durante dos temporadas más. En esta ocasión, en Supercross mantuvo una batalla épica con Mike Larocco: en el ecuador de la temporada estaba a más de 60 puntos por detrás de su rival, pero se recuperó y, tras un enfrentamiento durísimo con su rival, consiguió llegar con opciones a la última carrera de la temporada, aunque el título fue para Larocco por solo 9 puntos. Además, Emig fue nuevamente miembro del equipo ganador de EEUU en el Motocross de las Naciones. En 1994 tuvo que lidiar con las lesiones antes de dar el paso a la clase de 250cc.

En esa primera temporada completa en 250, demostró que también era perfectamente capaz de brillar con una máquina más grande, ya que terminó tanto el Supercross como la temporada al aire libre en el podio. Con un tercer puesto general en Supercross y un segundo lugar en Motocross, fue una vez más el principal rival de Jeremy McGrath, pero el corredor californiano siempre estuvo un escalón por encima y dejó en un segundo plano los éxitos de Emig. De regreso a Kawasaki en 1996, Jeff tuvo problemas al comienzo de la temporada, pero finalmente frenó la racha ganadora de McGrath en San Luis. Terminó segundo en la serie SX con McGrath, pero Jeff gobernó el campeonato de los Nacionales para hacerse con su segundo título estadounidense de motocross, y también cosechó su tercera victoria en el Motocross de las Naciones.

Reeditó esos éxitos en la temporada siguiente, en 1997, cuando ganó los títulos de Supercross y Motocross para afirmarse como el mejor piloto del mundo, y unido todo ello a su carisma y actitud, le convirtió en uno de los deportistas más populares de su país. 

A partir de ese momento, sin embargo, todo se torció para él. El equipo estadounidense solo obtuvo una decepcionante octava posición en el Motocross de las Naciones de 1997, después de 16 podios consecutivos, incluidas 14 victorias. Además, en 1998 Jeff no pudo reeditar sus títulos en Estados Unidos, firmando solo un resultado entre los cinco primeros durante la primera parte de la temporada de Supercross y acabando la temporada de invierno con una lesión. Cuando comenzó la temporada de motocross, estaba algo recuperado, pero su mejor resultado fue una quinta posición. El último éxito de su carrera llegó en el campeonato estadounidense de 1999, donde, solo unas semanas después de dejar Kawasaki para construir su propio equipo privado con una Yamaha, obtuvo una victoria inesperada y se llevó el premio de 100.000 dólares.

Poco después comenzó un calvario de lesiones graves que acabarían por poner fin a su carrera. Primero, a finales de 1999, se rompió ambas muñecas mientras entrenaba, y más tarde, en el 2000, una vez que se recuperó, tuvo otro accidente grave en una sesión de entrenamiento y se rompió las piernas y la espalda. Fue demasiado para Jeff, que dejó de correr unos días antes de cumplir los 30 años.

Para algunos pilotos resulta imposible dejar atrás el mundo de las carreras, y Jeff es uno de ellos. Después de pasar un tiempo de inactividad disfrutando de su retiro, Emig, con la ayuda y el apoyo de amigos y patrocinadores a los que conocía de años atrás, se dio cuenta de que necesitaba un nuevo enfoque en su vida y dirigió su atención hacia la televisión, convirtiéndose en un comentarista muy respetado para el público estadounidense. Ahora ha comenzado a extenderse a Europa, uniéndose a Paul Malin en el stand del Monster Energy FIM Motocross de las Naciones.

Además, en la carrera en Letonia, fue homenajeado por sus trayectoria y por su compromiso con el deporte con el Premio a la carrera profesional, aunque ese puede ser un tributo prematuro, puesto que Jeff todavía se esfuerza día a día para mejorar, y como periodista de televisión evidencia el mismo entusiasmo y pasión por las carreras que cuando pilotaba. Si tuviera un deseo para el futuro, sería que el equipo de EEUU volvería a ganar un Motocross de las Naciones.

Más posts sobre

Onboard Magazine 147

¿Quieres más MX?
Suscríbete a nuestro newsletter